Concejalía de Turismo

fondo flash

Facebook
Inicio separador Historia

Historia

La BastidaLos primeros vestigios arqueológicos se remontan al Paleolítico Medio (Cueva de la Moneda) y Superior (Cejo del Pantano, Los Mortolitos). El final del Paleolítico está representado en los abrigos del Rincón de Yéchar y de Santa Leocadia. Si bien el Neolítico no se encuentra suficientemente documentado, le sigue un rico Eneolítico (3.000-1.900 a.C) representado por los yacimientos de Los Carboneros, El Campico de Lébor y la cueva sepulcral de Los Blanquizares, de donde procede la famosa hacha enmangada expuesta en el Museo de Almería. Con todo, sobresale en Totana la cultura de El Argar (1.900-1.350 a. C.), cuyo poblado de La Bastida fue la primera estación excavada y publicada de esta cultura (Inchaurrandieta, 1.869). Otros yacimientos argáricos son: Cabeza Gorda, Los Yesares y Las Anchuras. La continuidad cultural queda manifestada en varios yacimientos del Bronce Final y Edad del Hierro entre los que destaca el poblado de Las Cabezuelas, situado junto al casco urbano. Este yacimiento ha aportado un rico material ibérico expuesto en el Museo de Lorca.

El solar que ocupa el casco urbano ha dado importantes restos arqueológicos romanos (aunque la tradicional denominación Deitana Urbs no cuenta con respaldo histórico), entre los que sobresalen seis epígrafes latinos en los que se nombra a un senador y a un caballero. También destaca un miliario fechado en el año 8 a.C. Probablemente Totana constituyó un municipio romano que entró en un período de decadencia y ruralización a partir del siglo V.

Aunque no conocemos bien el papel que jugó Totana a la llegada de los musulmanes (713 Pacto de Teodomiro), tenemos constancia de que Tawtana es nombrada como uno de los iqlim (distritos) de Tudmir por el historiador musulmán al-Udri en el siglo XI. Con posterioridad los datos históricos están relacionados con la conquista cristiana del Reino de Murcia. En 1.086 se produjo la ocupación temporal del castillo de Aledo por García Jiménez, que duró varios años. A mediados del siglo XIII el infante don Alfonso conquistó el territorio para Castilla y en 1.257 creó la Encomienda de Aledo y el lugar de Totana, donándola a la Orden de Santiago para que se encargara de defender el territorio y favorecer su repoblación. Desde esta fecha hasta la segunda mitad del S.XVI, la vida de Totana se va a limitar a su condición de arrabal y casas de sementera, pero desde la desaparición del peligro musulmán va adquiriendo cada vez más importancia en su contexto. Sólo así se explica lo insólito de que en la rebelión de Las Comunidades (1.520-1521), este arrabal se confederara con los comuneros de Lorca, Cartagena y Murcia frente al Concejo y villa de Aledo, que permaneció fiel a Carlos V. Diez años más tarde, los vecinos de Aledo inician un éxodo voluntario hacia Totana que culminará con el traslado a ésta del cura (1.538), Concejo (1.550) y Encomienda (1.553).

DocumentoA partir de estos momentos se inicia la construcción de una nueva villa en torno a un eje, la rambla de La Santa, que la divide en dos barrios: Sevilla y Triana. Esta división, que se constata documentalmente desde fines del siglo XVI, está relacionada con la fuerte emigración estacional que se producía desde Totana a la ciudad de Sevilla, a la recolección de sosa y barrilla.

Durante el siglo XVII se lleva a cabo un gran desarrollo de la morfología urbana, al propio tiempo que se produce un gran avance de la roturación de tierras.

El siglo XVIII fue fundamental para Totana. El apoyo prestado a Felipe V en la guerra de Sucesión fue compensado generosamente: Privilegio de Intitularse Noble (1.709), Vara de Alcalde Mayor y Juez de Letras (1.713), amén de una serie de obras públicas de gran envergadura: reconstrucción de la Casa de la Encomienda, pantano de Lébor, presa de El Paretón. Antes de terminar esta centuria se pone fin a un enfrentamiento que desde hacía más de dos siglos mantenían ambas poblaciones por su separación. En 1.795 el rey accede a las peticiones de Aledo para segregarse de Totana, creando un nuevo Ayuntamiento y señalándole término.

El siglo XIX está marcado por una serie de crisis, consecuencia de la rotura del pantano de Puentes, la guerra de La Independencia, así como epidemias y hambrunas derivadas de las malas cosechas.

En 1.918 el rey Alfonso XIII, concede a Totana el título de ciudad a instancias del general D. Angel Aznar y Butigieg.



volver - backsubir - top

Calidad Turística Certificación de Calidad Totana Origen Ayuntamiento de Totana Logos

© 2017  Concejalía de Turismo · Plaza de la Balsa Vieja  s/n - 30850 Totana (Murcia)
Telf: 968 41 81 53 · turismo@totana.es
Diseño y programación: Avatar Internet S.L.L.